Introduzca su búsqueda

Cómo afecta el showrooming al comercio minorista

Cómo afecta el showrooming al comercio minorista

Cómo afecta el showrooming al comercio minorista

Cuando los clientes prueban en tu tienda y compran online.

Los comerciantes tradicionales llevan tiempo constatando que a sus tiendas llegan cada vez más consumidores buscando productos de marcas muy concretas, los prueban y se van.

Lo que podría parecer un consumidor bien informado es, en realidad, un comprador online camuflado, que quiere evitar el riesgo de pagar doblemente por los gastos de envío y devolución de un producto que no sabe si le va a convencer o no cuando lo reciba en su casa.

Según datos recientes el 31% de consumidores consulta el móvil desde las tiendas minoristas para comparar precios o buscar cupones descuento, mientras un descendente 45%  formaliza la compra en el establecimiento.

Por otro lado, esta relación, cada vez más dependiente entre el mundo online y el mundo offline, está empezando a cambiar con la crisis, ya que el minorista se ve obligado a reducir stock y ofertar menos marcas, tallas y modelos, y  al consumidor le resulta cada vez más difícil encontrar tiendas en su ciudad que vendan los productos que se ofrecen online.

Incluso grandes establecimientos multimarca como El Corte Inglés, han reducido considerablemente su stock y venden cada vez más artículos por catálogo o nos lo traen a la tienda bajo pedido.

Ideas para aprovechar el showrooming

Sin embargo el minorista, a pesar de tener al cliente en su tienda interesado por su producto, no está reaccionando ante esta situación, ni ofreciendo alternativas atractivas al comprador para que finalmente compre en la tienda o al menos incorporarlo a nuestra base de clientes.

Veamos algunas acciones que podría realizar para no perder esta visita:

  • Coger sus datos para enviarle un mail, SMS o whatsapp cuando este producto esté rebajado, por si sigue interesado.
  • Ofrecer productos alternativos o complementarios por catálogo. Podría ser un catálogo en papel o un terminal en la propia tienda para que el cliente pueda buscar el producto y pueda comprarlo directamente.
  • Ofrecer nuestros productos de otras temporadas. El outlet puede estar expuesto en la tienda o estar online en nuestro sitio web.

Quizás estas acciones no sirvan de mucho si el cliente viene  ya con un precio mucho más competitivo en mente, pero si lograremos crear un vínculo con él y generar un buen recuerdo que haga que vuelva.

Además, es conveniente que los comerciantes estén al tanto de lo que ocurre online con sus productos:

  • Investiga cuáles de tus marcas tienen más presencia online y con qué precios aparecen
  • Compara precios con tu establecimiento y detecta cuando se ofertan determinados productos en tu zona
  • Revisa tus condiciones de compra (plazos de devolución, formas de pago, cantidad de oferta, …)

¿Creéis que crecería al mismo ritmo el ecommerce de moda y complementos si se siguen cerrando tiendas tradicionales y el cliente no puede ver el producto antes de comprarlo? ¿El cliente tradicional se verá empujado a comprar online porque no encuentra en su ciudad lo que busca?

 

No hay comentarios

Escribe un comentario

Your email address will not be published.