Introduzca su búsqueda

Aspectos clave antes de montar una tienda virtual

Aspectos clave antes de montar una tienda virtual

Aspectos clave antes de montar una tienda virtual

Cuando un emprendedor o un empresario de los de siempre da el salto a la venta online suele sentirse como un paracaidista ante su primer salto: asustado, emocionado, con unas enormes expectativas y muchas ganas de demostrar de lo que es capaz.

Sin embargo, los primeros pasos y la tardanza en conseguir resultados pueden minar hasta el espíritu más optimista. Veamos algunas claves a tener en cuenta para no caer en el desánimo e ir consiguiendo resultados graduales en nuestro negocio:

El incremento de ventas no es inmediato, necesitamos recursos suficientes.

En la mayoría de los casos las ventas online empiezan a consolidarse entre el 2º y 3er año, siempre y cuando hayamos elegido muy bien el grupo de clientes a los que vamos orientados, los productos que vendemos, y que las acciones de marketing, online y/o offline, hayan tenido cierto éxito.

Mientras tanto nuestra labor consistirá en ir captando clientes y fidelizándolos, generando marca y creando confianza, detectando necesidades no cubiertas, reorientando servicios o productos y aprendiendo de nuestro propio negocio todo lo posible para que vaya creciendo paulatinamente.

Gran parte de las tiendas virtuales creadas por emprendedores sin experiencia cuentan con los recursos necesarios para ponerla en marcha y realizar las primeras acciones de marketing, y no tienen en cuenta  las necesidades de estos 2 o 3 años sin generar beneficios (ROI).

Ganar clientes  es una carrera de fondo, no un sprint.

También en paralelo tendremos que ir lanzando campañas promocionales, de marca o de fidelización que nos permitan ir ganando mercado, y manteniéndolo. Por lo que es importante realizar acciones periódicas con objetivos concretos, medirlas y analizar los resultados para tomar decisiones.

Aproximadamente 7 de cada 10 negocios en la Red fracasan por falta de recursos y por falta de estrategia, pero los 3 restantes consiguen posicionarse en un nicho concreto y ser rentables, e incluso generar marca. Las pymes que lo consiguen emplean estrategias de marketing muy segmentadas, que optimizan al máximo la inversión.

El análisis de nuestra web permite corregir el rumbo en tiempo real.

Saber en qué situación está nuestra web en cada instante, analizar qué acciones funcionan, con qué grupo de clientes, qué productos tienen mayor aceptación, en qué punto del proceso de venta se van los usuarios, qué anuncios funcionan, etc. son datos que solamente podemos conocer si empleamos una herramienta de analítica web, como por ejemplo Google Analytics, que además es gratuita.

El trabajo no consiste en instalar esta aplicación, sino en aprender a sacarle la máxima información y la más adecuada a nuestro negocio, para que nos oriente en el momento de tomar decisiones en la dirección  correcta. Desde cómo presentamos el producto, la valoración que hacen los usuarios de los precios, de los gastos de envío, de las formas de pago e incluso de la información que damos sobre nosotros mismos.

Aprender de las experiencias propias y de otros nos permitirá detectar qué estamos haciendo bien, para aprovecharlo, y qué estamos haciendo mal, para corregirlo.

Las redes sociales no son la panacea, pero si un potente canal para interactuar.

Las tiendas online hoy por hoy formalizan más ventas por las recomendaciones de clientes y usuarios, que por la capacidad que tienen de convencer con la información que ofrecen en su web.  Por eso no podemos hacer “ojos ciegos” a lo que ocurre en la Red sobre nuestro producto y nuestra empresa.

Aunque las redes sociales no son la respuesta a todos nuestros problemas, permiten canalizar en parte las opiniones sobre nuestros productos y servicios, y sobre todo responder a las demandas de los usuarios que emplean Internet para buscar y decidir qué comprar. No es necesario estar en todas las redes sociales importantes, basta con elegir una o dos redes, donde estén nuestros clientes, e interactuar en ellas de forma habitual.

Y tan importante como estar, es saber lo que ocurre. Es decir analizar nuestra reputación online y la de los productos que vendemos para poder reaccionar a tiempo y de forma adecuada. Este análisis nos permitirá conocer qué se opina realmente sobre nosotros, cómo nos ven, en qué destacamos y en qué debemos mejorar, y sobre todo nos  da muchas pistas sobre la dirección a seguir para crecer.

Dependiendo de los sectores, hasta el 80% de compradores consultan las redes sociales para conocer la opinión  sobre el producto y el vendedor antes de decidirse, incluso cuando la compra es en una tienda física.

¿Puedes aportar alguna idea más para ser realista con los objetivos de nuestra tienda online?

No hay comentarios

Escribe un comentario

Your email address will not be published.